Imposición Simbólica

Posted in General on 27 julio 2010 by juanhuehue

(Via MD3)

En días pasados pasé por la explanada municipal, y vaya con la desagradable sorpresa que me lleve.

La explanada municipal rodeada de hules negros con unas lonas con la impresión de cómo pretenden dejar el frente del palacio municipal.

Y lo primero que pensé fueron estas interrogantes:

¿El pica pretende hacer una obra en beneficio de todos los Huehuetoquenses?

¿El pica pretende dejar como huella de su paso por la presidencia municipal ese logotipo de su administración copiado del que usa el Gobierno Estatal de Peña Nieto?

¿El pica pretende dejar huella del paso del PRIÍSMO por la Presidencia Municipal de Huehuetoca?

¿El pica cree que por ser el presidente municipal puede hacer lo que se le antoje, aun haciendo obras sin criterio común y con mucho afán egoísta, individualista y por demás ego centrista.

En mi humilde opinión:

El pica no debería colocar en tamaño monumental el logotipo que usa para su gobierno, que por cierto copio casi exactamente el que usa Peña Nieto para el Gobierno del Estado de México, porque la explanada municipal, es un lugar PÚBLICO de todos los Huehuetoquenses, sean priistas o no, por consiguiente debe de haber respeto por la demás idiosincrasias políticas y también por las que no las tenemos de ninguna índole, y nos gustaría espacio públicos libres de eufemismos y claras alusiones a determinados partidos políticos.

Considero que el dinero del pueblo, que es con lo que se está haciendo dicha obra, venga del Gobierno del estado de México o sean recursos del propio municipio, no deben ser utilizados para promover determinados partidos o personas, ya saben eso de que últimamente una presidencia municipal es el trampolín perfecto para ir por diputaciones locales. De ahí que ese proyecto no tenga nada de honesto ni de transparente.
Entendemos por honestidad a la cualidad de calidad humana que consiste en comportarse y expresarse con coherencia y sinceridad (es decir, en conducirse con verdad), y de acuerdo con los valores de verdad y justicia. Luego entonces, si el Pica pretende realizar una obra de beneficio para el pueblo, NO tendría por qué aludirse subliminalmente en dicha obra, poniendo el logotipo de su gobierno, eso es todo lo contrario de honesto, es decir, esto que esta haciendo el Pica, es algo por demás deshonesto.

Dejando de lado los conceptos que de transparencia pueda aportarnos la mecánica cuántica, podemos concluir que la transparencia es esa cualidad de la persona de dejar ver sus verdaderas intenciones en todo lo que hace, ósea, actuar limpiamente y dejar que todos esas actuaciones del individuo puedan ser vista, desde sus intención hasta sus resultados, por lo que en sí, podría decir, que el proyecto que pretende desarrollar el Pica en la explanada municipal, NO tiene nada de transparente, pues por una lado, pretende hacer creer que hará una obra de beneficio para el pueblo, pero en sí, ocultando sus verdaderas intención, y que son las de colocar el logotipo de su gobierno y proyectar un mensaje subliminal de presencia de una ideología política, (priismo) en el gobierno municipal), y el de aludirse personalmente en dicha obra, por lo cual, las intenciones y el actuar del Pica, en la realización de dicha obra, no son del todo transparentes.

Ojala pudiera hacerse algo, pues de permitirse, entonces nadie podría impedir que de llegar después un presidente municipal, que no fuera priista sino de otro partido político, pudiera hacer lo mismo, y colocar encima de dicha obra, el logotipo de su partido, o bien mandar destruir dicho logotipo y construir otro arreglo, sea político o no, pero todos esto costeado con dinero del pueblo.

Sobre el destello…

Posted in General on 2 julio 2010 by juanhuehue

Lamentamos las largas pausas para publicar en este espacio…

En estos convulsivos momentos resulta complicado para nosotros mantener la constancia, sobre todo con las tareas que dada la época se tienen que realizar en otros lugares… Afortunadamente en breve se terminará con esas actividades y podremos publicar más seguido.

Publicar en este día obedece a un hecho que es inevitable pasar por alto. Nos solidarizamos con el breve destello que alcanza a las luchas de los pueblos del país y el mundo, la liberación de los 12 presos políticos de San Salvador Atenco; una noticia que deja entrever las formas en las que opera el estado para reprimir movimientos sociales; sobre todo los modos de resolver de quien, si las cosas siguen como van, podría ser el próximo presidente de este país y que lamentablemente desde hace tres años tiene la devoción de muchos huehuetoquenses (y aún más lamentable, de muchas huehuetoquensas), Enrique Peña Nieto. Basta acercarnos con un poco de sensibilidad al los testimonios del caso para dar cuenta como un gobernador que llegó al poder por un voto mayoritariamente femenino (pues el  móvil para muchas votantes fue su atractivo visual) pudo ordenar violaciones y vejaciones a mujeres mexicanas y extranjeras cuyo interés era la defensa de la tierra.

En entradas anteriores se sugirió que en Huehuetoca no hay izquierda, creemos ahora que esa observación fue muy optimista pues Huehuetoca carece de formación política, de parte de aquellos que se erigen como sabedores de ella, que permita vincular al municipio con el acontecer del país pues lo que prevalece es el interés personal de aspirar al poder para comer de él o la inercia partidista carente de todo tipo de autonomía y propuesta. Esto se esclarecerá más en los acomodos políticos que tendrá el país y se acentuará mucho más en los años posteriores. De momento, como pasa desde arriba, el interés se centra desde ahora en el 2012.

El caso de Atenco fue atraído al espacio por Negrolis no hace mucho, lo que maximiza la importancia de reconocer esta liberación en este blog.

http://www.eluniversal.com.mx/notas/692217.html

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2010/07/01/seguiran-presos-lideres-de-atenco-ssp

Desgraciadamente en un país como el nuestro donde la justicia sólo se muestra con destellos como este, es fácil creer que se ha logrado mucho, pero lo cierto es que de ningún modo se debe claudicar las luchas sino avivarse al tiempo que un destello les da esperanza. A pesar de la resolución de la SCJN aún hay pendientes, ¿quién se encarga de devolver a un hombre cuatro años de su vida? ¿quién puede borrar de la memoria de esas mujeres el abuso sexual de policías o las secuelas de sus golpes? ¿quién castigará a los responsables?

Saludos y esperamos volver pronto!

Huehuetoca en Canal 34

Posted in General on 24 mayo 2010 by juanhuehue

“Eleirania” pregunta ‘¿Qué opinión te merece el programa de Huehuetoca en “Aroma Mexiquense” del canal 34?’

Particularmente evito ver televisión por lo que yo no tendría una respuesta, aunque en el sitio oficial del ayuntamiento fue publicitada la “importantísima” presencia de un medio de comunicación en el municipio no vi el mencionado programa.

Hemos decidido socializar la pregunta, para que vía “eleirania” se viertan opiniones al respecto.

Saludos.

Huehuetoca Sin Izquierda

Posted in General on 13 mayo 2010 by juanhuehue

Festejamos la primera entrada recibida en la dirección discutamoshuehuetoca@gmail.com, su autor pide que la publicación se haga bajo Juan Huehue. Aclaro que no esto es elección del autor como el mismo lo expone al principio del correo que envío, aclaro también que es la única ocasión que mencionaré está distinción sobre el autor.

Menciono que los comentarios serán contestados por su autor.

-.-.-.-.-.-

Envío está entrada para su pronta publicación y con la intención de que ponga la discusión y reflexión en una parte oscurecida del imaginario huehuetoquense. Por otra parte, intentando construir algo que considero trasciende las expectativas de sus creadores no me gustaría obtener ningún tipo de crédito por su realización. Esto lo escribe Juan Huehue no yo, es decir: la construcción imaginaria desde la que elijo erigir un no-lugar, una ausencia necesaria.

Se que es radical en algún sentido pero enmarco mi elección bajo una intención necesaria.

7 de mayo.

Huehuetoca Sin Izquierda.

Antes de desarrollar la idea que el título sugiere quiero aclarar que mi posición política dista mucho de comprenderse a través de una explicación reduccionista sobre las categorías de izquierda o derecha y no es mi intención sugerir que el lector tome una posición definida al respecto pues considero que el sistema político, al igual que las instituciones que se dicen responsables de velar por los intereses de la gente, es caduco y disfuncional.

Bien…

Al pensar un poco en la posibilidad de discutir-debatir-reflexionar sobre Huehuetoca y ver la posibilidad de poner en la mesa la idea de la identidad y cultura huehuetoquenses, decidí exponer algunas ideas que he trabajado con la intención de comprender el tipo de sujeto social que crece, vive y muere en este municipio. De ningún modo planteo estas ideas como conclusiones unívocas e inamovibles pero considero que apalabrarlas plantea un espacio discursivo pertinente para el análisis…

No soy experto en la historia de Huehuetoca, es más, desdeño la idea de que alguien pueda “ser experto” en algo, pero he escuchado a Huehuetoca, la he visto, la he vivido lo suficiente para saberme huehuetoquense; considero que con eso basta para emitir reflexiones al respecto. Después, los que se digan expertos construirán sus casa de papel. Muchos son los límites inevitables para quienes quieran pensar la política de Huehuetoca, todos relacionados con la subjetividad de cada uno, a veces enterrados profundamente y otras tantas naturalizados y adoptados como un estado de cosas incambiable. Por un lado habrá quienes sostengan su reflexión sobre política en un extremo desinterés porque “cada tres años es lo mismo”, “me decepcionaron los políticos” (no cumplieron mis caprichos) o simplemente (como gran parte de la población “joven”) porque “hablar de política no es lo de hoy, no me interesa, toda la política apesta y mejor vámonos a chupar”. En un sentido más cercano al espectro de lo que comúnmente se considera “político” se encuentran quienes tienen un interés (económico, afectivo o de cualquier índole) que los posiciona en un lugar específico para inclinar la balanza; se defienden a candidatos, partidos, proyectos o ideas a capa y espada porque “el interés tiene pies” y aunque se tengan opiniones críticas NUNCA se externan por una idea errónea de lealtad o por la conveniencia económica o simbólica que se tenga… En este espacio algún tiempo se habló peyorativamente de los llamados “candiSantos” para etiquetar ese fenómeno de defensa incondicional de aquel al que le atribuían el porvenir.

Aunque no lo parezca el lugar desde el que se emita cualquier juicio u observación, sea claro o no, brinda una tendencia a lo que uno quiera decir. Es difícil tomar distancia de la ideología o la militancia propia para poder emitir siquiera UNA idea crítica acerca de aquello de lo que nos creemos parte. Un claro ejemplo de lo anterior es el caso de los legionarios de cristo, y la iglesia católica en general, sobre el caso Maciel en los noventas, cuando públicamente se decía que las denuncias en contra del “padre santo” eran de “personas poseídas por el demonio que quería causar daño a la Santa Iglesia” [por cierto, ¿alguien sabe que opinan de estás cosas aquellos católicos distinguidos como Juan Manuel López o Ignacio Reyna? Porque seguramente tienen una opinión ¿o no? Gobiernan o gobernaron a un municipio con niños ¿protegerán y solaparán el abuso sexual de niños por sacerdotes? porque, según he escuchado, son muy católicos... ¿alguien sabe?]. O un caso más local: durante el pasado proceso electoral la crítica más notoria a Juan Manuel López fue su escasa trayectoria académica, ante esa crítica muchos de sus seguidores pudieron tener un nivel académico mayor que él y aún así omitir esa observación y defenderlo con el alma.

Aún si uno cree que puede plantear críticas fuertes contra lo que hace, hay límites que no se alcanzan a distinguir pues han estado ahí desde antes de que naciera nuestra militancia o ideología y son difíciles de percibir, a demás de que a muchos no les interesa: ¿para qué pensar en criticar la realidad o mi realidad si eso es incómodo, no aceptado por la mayoría y no me deja ninguna ganancia?

Huehuetoca no puede comprenderse si se intentan omitir los procesos del estado o del país, eso es un hecho. Como muchos mexicanos, los huehuetoquenses han creído y vivido creyendo muchas cosas que lejos de dar cuenta de su realidad les brinda la ilusión de que todo va bien y que seguimos progresando. Si nos damos una vuelta al pasado de Huehuetoca y recordamos aquellos buenos tiempos en que la política era diferente, no había muchos carros, no había pavimento, no había policías con uzis, no había RedHouse, prevalecían las pulquerías y la mayoría de sus pobladores se dedicaba al campo; si por un momento intentamos comprender las implicaciones de la defensa del ejido de Huehuetoca contra Coyotepec… yo creo que existía una identidad huehuetoquense, algo que hacía pensar a quienes aquí vivían que tenían algo en común, algo porque pelear… de eso sólo queda un eco muy difuso de aquellos que se dicen “nativos” u “originarios” del pueblo y se diferencían de aquellos que llegan… ¿qué pasó? ¿dónde quedó? Ahora los campesinos son los menos, los políticos se vanaglorian con la idea de que Huehuetoca es ciudad y dudo mucho que sus pobladores sean capaces de defender algo de manera colectiva, es más, ni siquiera algo suyo. ¿Qué pasó? ¿A cuántos les interesa el campo? ¿A cuántos les avergüenza…? Como en el resto del país muchos creyeron (y aún creen), en una mala copia del sueño americano, que sus hijos tendrían un mejor nivel de vida que ellos, que todo iba bien y las cosas estaban mejorando para todos… Había que inyectar a la Huehuetoca campesina la idea de que algún día sus hijos y los hijos de sus hijos no serían campesinos sino hombres de ciudad y en lugar de emborracharse con aguardiente o pulque en una pulquería lo harían en un antro con wisky o vodka. Por desgracia la idea se inyecto y funcionó…

La idea de progreso y desarrollo (que en el fondo es y será una colonización interminable, si no hay cambios) se hicieron carne. Huehuetoca nunca vivió una condición que pudiera mostrar directamente la tragedia de ese proceso, Huehuetoca estuvo muy lejos del 68 para que mataran a sus hijos, Huehuetoca no vio jóvenes morir en los setentas (aunque según sé en San Bartolo hubo “repartizas” del periódico madera), vivió el 85 como una invasión y no como la tragedia que fue en la Ciudad de México, vivió el 94 a través de la lejanía infinita de los aparatos televisivos, al igual que el 97, el 99 o Atenco y Oaxaca en 2006… Huehuetoca no encarnó movimientos campesinos, populares… fue durante mucho tiempo olvidada y recordada a conveniencia, ahora lamentablemente (aunque muchos se alegra de ello y lo presumen orgullosos) es un granero electoral para Peña Nieto.

Nuestro Huehuetoca está incompleto y roto. Es un “Huehuetoca sin Izquierda”.  No intento plantear a la izquierda como panacea [de hecho me considero crítico de ellas] pero considero importante rescatar su ausencia por los posibles orígenes del pensar político en Huehuetoca. Considero que no hay izquierda por la ausencia de su institucionalización, no dudo que haya algún o algunos que procuren informarse de “las otras realidades” pero ¿dónde están? ¿dónde se reúnen? Si alguien sabe por favor coméntelo para ir… O a menos que crean que el PRD huehuetoquense es izquierda [ja]… Sin Izquierda uno puede entender porque ahora las elecciones se disputan entre PRI y PAN o PRI con panistas o PAN con priístas, con una posibilidad casi anulada de perredistas expriístas o familiares de priístas y panistas. Repito “la izquierda no es una panacea y puede estar muy lejos de serlo” pero rescato el tipo de militancia que se promovió desde otros horizontes y se encarnó en proyectos políticos distintos, algo que en Huehuetoca no sucedió. Es importante pues si no existe una versión en contrapeso ¿qué tipo de reflexión se puede esperar desde la ignorancia de otras posibilidades de hacer política?

Lamentablemente la idea de ser críticos está igualmente deteriorada y muchos que se autonombran críticos de la realidad y se sienten afiliados al cambio del estado de cosas se sienten más identificados con “V for Vendetta” -que aunque se basa en un comic de Alan Moore de 1982 es el filme que adquiere la atención de muchos mexicanos- que con Marcos y el neozapatismo que plantea la revolución sin rostro de forma tangible.

Enfatizo la lectura del artículo de Villamil para ir anticipando lo que pasará con nuestra “ciudad”.

Espero poder desarrollar posteriormente algunas ideas que aquí esbozo, hasta entonces.

Sobre Atenco.

Posted in General on 13 mayo 2010 by juanhuehue

Vía Negrolis se postea el documental “Atenco, Romper el Cerco” del Canal 6 de Julio. Algo que debería ser cultura general.

Respuesta a Autocrítica (1) de “miedo a las alturas”

Posted in General with tags on 29 abril 2010 by juanhuehue

Nuestro compañero “miedo a las alturas” amplió el comentario que equivocadamente califiqué de “crítica” y desarrolló algunas ideas que consideré tienen el valor de una entrada.

El título de esta entrada es temporal y será cambiado cuando su autor original “miedo a las alturas” me indique alguna frase con la que decida titularla. Ante todo agradezco lo que escribe y me tomaré la libertad de borrar su comentario en breve para distinguir la lógica y diferencias en las entradas.

Del mismo modo les reiteramos que el correo discutamoshuehuetoca@gmail.com está disponible para el envío de entradas que deseen publicar en este espacio.
Saludos y agradecimientos.

—————-

Autocrítica Precoz (1)
Saludos Juan Huehue:

Tú dices que haces esta entrada a partir de las criticas que hizo un servidor tuyo a este espacio, te aclaro que lo que hice no fue una crítica sino un comentario.

Considero que las “intenciones” de este espacio quedaron aclaradas desde los tiempos de la jornada de campañas políticas de los pasados comicios electorales. Y que a decir verdad, cada quien desde su propia idiosincrasia fijó o tomó el criterio propio para cada “intención” que pretendió darle a este espacio.

La mía quedo clara, o no fue lo suficientemente importante como para comentarla abiertamente. Finalmente haya sido una u otra, se te respeta, al menos de mi parte.

Te aclaro lo anterior, para que no establezcas que el comentario fue una crítica apresurada a las “intenciones” que te movieron a administrar este espacio.

Efectivamente, y con la finalidad de hacer un estudio comparativo del acontecer político-administrativo de este Municipio, me atreví a mencionar que este espacio se parecía a lo que sucede en Huehuetoca, pero en pequeño, quizá la situación que derivo en el equivocado planteamiento al que probablemente te hice llegar, fue el no profundizar en el comentario, como debí hacerlo hecho, por ejemplo debí mencionarte desde un principio, esto que saltó a mi vista:

En Huehuetoca, resaltan los intereses egoístas y mezquinos, lo que puede verse con el nepotismo que hay en el gobierno, y el perseguir siempre un interés propio aun contra del interés de la colectividad.
Aquí en este sitio, se hicieron notar quienes desde su muy particular punto de vista despotricaron a diestra y siniestra contra uno o dos personajes de la política y más aun algunos de ellos trascendieron hacia puntos fuera de la misma política, al menos un comentario que recuerdo fue el de alguien que acusaba a Rafael Ortega de evadir impuestos, y otros que se me hicieron por mucho fuera de lugar de este espacio, y el de otros comentadores que únicamente vieron este espacio como la barda de una calle obscura para pintarrajear y sacar tus resentimientos reprimidos y a cualquier oportunidad, externar comentarios que, según las reglas de este blog, habías prohibido expresamente.

De este punto, pasaremos al que intitulaste La responsabilidad anónima.
Te aclaro nuevamente que no estoy en contra del anonimato para comentar en este espacio, y de ninguna forma objete el seudónimo de Juan Huehue, ni el de ningún otro comentador, mucho menos el que los comentadores e incluso el administrador de este espacio usen el anonimato, lo que si hice, fue resaltar la irresponsabilidad de algunos comentadores, que al sentirse protegidos en el anonimato, decidieron utilizar egoísta y mezquinamente este espacio para despotricar de forma ofensiva, y sin la mínima intención de aportar algo.

Por el contrario hubo quienes, por ejemplo “Genio” y otros que con todo respeto, no recuerdo su Nick y que aportaron sobre la noticia de la captura de “los pipas” en donde fue detenido uno de los Garfias de Huehuetoca, y cuyos comentarios, considere apropiados, porque hubo personas que se enteraron de la noticia por este espacio y a atreves de ese comentario, y que fue hecho con fundamentos incluso citando la fuente de la información. Cosa muy distinta a hablar sin ningún fundamento y a despotricar por la simple razón de querer hacerlo, y ayudarse en el anonimato para decir comentarios destructivos, situación que estaba prohibida desde el primer momento de este blog.
Situación que considere se vería minimizada si Juan Huehue administrador de este Blog, aplicaba la ley de este espacio que vienen siendo las mínimas reglas para comentar en este espacio.

A casi toda la gente le molesta que se ponga una ley o regla y no se cumpla.

Por ejemplo, si dicen que únicamente se va a entregar tal o cual cosa exclusivamente desde las 6 y hasta las 8 de la mañana, sin ninguna prorroga, la gente cumplida y responsable se va a levantar temprano, con sueño y con frio se va a presentar con toda oportunidad y responsabilidad, pero si esa persona ve que a las 11 de la mañana, llega gente que sin formarse, con toda la tranquilidad del mundo, y en una gran chacoteo, le reciben la documentación sin mayor problema, es como para decirse a sí mismo, “no sirve de nada acatar la disposición puesta, ni ser responsable, ni nada”

Es cierto que los Huehuetoquenses, y lo digo con mucho respeto, algunos de ellos, están un tanto inmaduros para ejercer el derecho de opinar desde el anonimato y han caído en el libertinaje al comentar. Como aquel dicho que dice, “aventar la piedra y esconder la mano”, el mismo Juan Huehue, puede darse cuenta que llegó un momento en que durante casi un mes, no apareció ni un solo comentario, y los que había, distaban mucho de ser una aportación a continuar con el blog y a mejorar Huehuetoca, es decir, desde mi punto de vista si este blog se mantiene como medio de “comunicación, información y difusión ciudadana” no faltará quien comente y aporte al mismo, pero si se dejan poner comentarios como mentadas al aire, este blog perderá credibilidad, respeto social y dejara de ser un medio de comunicación y difusión interesante, irremediablemente se convertirá en una barda de callejón obscuro en donde se dejan mensajes con pintura en aerosol desde felicidades hasta amenazas de muerte, y como pasa en esas paredes, se llenan de tantos y tantos mensajes que al final te acostumbras a pasar por ahí, y verte escritura sobre escritura y ya ni te tomas la molestia de leer o fijarte si hay un mensaje nuevo, lo mismo que generan los gobernantes, en cambio, un blog bien administrador, (haciendo respetar las reglas mínimas para comentar) sería un medio de presión social para los gobernantes, por el contrario, un blog en donde todo el mundo comente sin respetar regla mínima alguna, se convertirá en un lavadero de vecindad cuyos chismes les vendrán flojos y sin cuidado a cualquier gobernante en turno.

Si bien es cierto, que este espacio podría considerar irreal, no podríamos asegurar que lo es, es tan real que se puede comentar en él, es tan real, que pasan los días y las ideas aquí plasmadas se quedan, es tan real que el mismo contiene una serie de abstracciones que salen de una mente y se exteriorizan en un comentario, sea una aportación o sea un insulto, es decir, una idea que es subjetiva, cobra objetividad aquí, al salir de la mente y quedarse plasmada en el exterior, algunas de las veces invitando a la reflexión.

Si bien Juan Huehue, no existe como persona, es decir, no existiría su acta de nacimiento, o bien no podría realizar operaciones bancarias con ese nombre, lo cierto es que ese Juan Huehue, aporta, comenta y piensa como un Huehuetoquense, desde el momento en que decidió que fuera “Word press” quien le proveyera de los elementos para crear este blog, desde el momento en que se invento una contraseña para administrar el mismo, pensó el nombre del mismo, y estableció la reglas mínimas para comentar, las que quiso poner en color rojo para que todos supieran de ellas, etc., porque Juan Huehue, pudo hacer un blog de música y prefirió hacerlo sobre las experiencias de un Huehuetoquense más… “es decir que aquel que escribe fuera de la pantalla tiene algo que ver con el que dice escribir dentro de ella”

Reconozco que hubo quienes atribuyeron cobardía al anonimato de Juan Huehue y creyeron que detrás estuviera alguien conspirando a favor o contra algún candidato en particular. Pero no fui yo quien partió de esa premisa, sino que vuelvo a aclarar que el comentario sobre el anonimato irresponsable, fue para aquellos comentadores que, detrás del anonimato hicieron chismes, en lugar de críticas y de verdaderos comentarios que aportaran algo.

Precisamente, la misma libertad de ideas o de opinión, tiene como límite, donde empieza el derecho del otro, y al menos en teoría, quien no lo entienda así, puede ser obligado por la misma ley, de la misma forma, un comentador tiene la plena libertad de comentar y aportar sus ideas en este espacio, pero su libertad debe ser limitada en donde afecte el derecho de los demás, o bien, cuando transgreda las reglas mínimas que desde un principio Juan Huehue, estableció para aceptar los comentarios en este espacio. Ya que sea dicho de paso, “las reglas se ponen para respetarse o de plano no se ponen.” Y si alguien las puso, entonces debe ser el primero en acatarlas y hacerlas respetar.

¿Por qué nos molesta tanto que una patrulla de tránsito se pase un alto, si son los primeros que deben acatar la señal del semáforo?

Es cierto, la responsabilidad de los Huehuetoquenses para con Huehuetoca y los demás Huehuetoquenses se ejercen, desde el momento en que cada uno es responsable de hacer lo que le toca a cada uno hacer.
Niños, tirar la basura en su lugar. (Por ejemplo)
Gobernantes, administrar el Municipio para el bien común.
Gobernados, cumplir con sus obligaciones de ciudadanos.
Comentadores, comentar responsablemente en este espacio.
Administrador del blog, hacer respetar las reglas mínimas para comentar y que el mismo puso desde un principio como rectoras de este espacio.
Padres de familia, Educar mejores hijos para este mundo.
Maestros poner toda su ciencia y experiencia en forjar excelentes estudiantes.
Estudiantes, preparase de la mejor manera para el futuro.
Etc. Etc. Etc.
Pero de la misma forma, chicos y grandes, difícilmente aceptan que alguien les diga lo que tiene que hacer, por ejemplo a los niños, si tiran la basura fuera de su lugar, a los Gobernantes si no gobiernan como deben, a los ciudadanos si no pagan el agua o si no cumplen con sus obligaciones, a los comentadores si no se ajustan a lo establecido para comentar, a el administrador del blog si se le dice que no hace respetar las reglas mínimas para comentar en su espacio o blog, a los padres de familia si no educan a sus hijos y los mismos dañan las casas, plantas o autos del vecino, a los maestros que no educan ni ejercen sus magisterio como deben, y se preocupan más por “gastar” sus quince días de permisos pagados que tiene al año, y sobre todos los estudiantes que no les gusta en nada que les digan que se esfuercen mas por estudiar, y mejorar sus calificaciones, en fin, a casi nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer, aunque eso signifique que le digan que tiene que hacer lo que debe o lo que le corresponde hacer.

Bien, pues el espíritu de mi comentario anterior es este, que lo resumo por falta de espacio y de tiempo para desarrollarlo, espero haber dejado más aclaraciones que dudas o nuevos puntos de polémica.

Por “miedo a las alturas”

Autocrítica Precoz (1)

Posted in General with tags on 19 abril 2010 by juanhuehue

A partir de las críticas  enunciadas por “miedo a las alturas” sobre este espacio (aquí) decidimos responder a través de algunas reflexiones que expliquen y aclaren detalles sobre este espacio y sus intenciones. Está es la primera de las estradas dedicadas a ese objetivo.

El eje principal de la crítica es que este espacio puede reproducir la dinámica de poder del municipio, como una especie de Huehuetoca-en-chiquito en el que se nota la deficiencia de sus administradores y la falta de responsabilidad de aquellos que participan en él para hacer lo que se “debe” hacer.  A pesar de la naturalización y superficialidad de algunos de sus argumentos, tal crítica ofrece espacios interesantes de reflexión que pueden llevar a otros lugares la interpretación de este espacio y su porvenir.

1. La responsabilidad anonima.

¿Cómo imputar una responsabilidad a los administradores de un espacio donde lo que prevalece es el anonimato? Una diferencia fundamental entre este espacio y Huehuetoca es la irrealidad del blog. Lo ilusorio, efímero e inmediato del mundo virtual establece formas distintas de ser y hacer, entre ellas puede destacar la identidad (incluso en sus términos más básicos: a=a) que supone que algo puede identificar al “personaje real” (decir personaje es intencional) con el personaje virtual; es decir que aquel que escribe fuera de la pantalla tiene algo que ver con el que dice escribir dentro de ella. En las “redes sociales” muchos usuarios se hacen presentes estableciendo su identidad virtual como una extensión de lo que suponen ser, publican fotos, opinan y dicen como dicen ser fuera de la red, en el caso de este espacio pocos se han identificado de ese modo.

El anonimato es un factor que con intensión ha prevalecido en el sitio. Los administradores deciden no-ser ellos en la red y todos ser Juan Huehue, usando el nombre estadísticamente más común en México y las primeras sílabas del nombre del municipio con significados relacionados con el saber de modo tal que se opta por una identidad colectiva que representa un “saber común” o un “sabio cotidiano” que se reafirma en la pretenciosa frase: “experiencias y palabras de un huehuetoquense más”. De ese modo la identidad de Juan Huehue es compuesta y descompuesta por lo dicho o silenciado de sus administradores y otros que dicen sin decir y saben sin notar que lo hacen; se optó por el anonimato para no incluir tendencias políticas, preferencias personales o afectivas y que la importancia cayera sobre el mensaje, sobre lo escrito. En un espacio así el priísta o panista podían enviar o sugerir saberes del proceso electoral desde su perspectiva sin ser un delator, el comentador podía exponer su opinión sin miedo a la confrontación del candidato; fotografías, sugerencias, videos fueron propuestos por varios para que se enunciara en este espacio.

La crítica prematura que no tardó en hacerse presente atribuía cobardía al anonimato mencionado y con insistencia se intentó suponer a un “alguien” detrás del blog conspirando a favor o contra los candidatos. Tal postura fue comprendida como esa incapacidad de abandonar el modo tradicional de comprender una identidad (impuesto desde la propiedad privada y el establecimiento de un “orden” jurídico, social y político en el que las comunidades o las entidades colectivas no tienen cabida). La idea de fondo en este sitio era el cambio: el cambio de los modos en que se dice y entiende lo político, cambio de un estado de cosas a algo diferente. Cuando el cambio se persigue de fondo por un ente anónimo no puede restringirse a un final o a una misión cumplida ni a las limitaciones o reglas que el estado de cosas promueve.

La responsabilidad que se imputa los anónimos no puede compararse con aquellas que aceptan los personajes políticos reales. La sola idea egocéntrica y simplista de “administrar” un municipio desde un poder vertical, en el que hay que sacrificar gran parte de la ética y moral propias y olvidar a los otros, cambia por completo la comparación. No hay un interés propio de poder o autosatisfacción para la administración de este blog, nadie nos paga o pagará jamás, no se busca el reconocimiento o poder que no sea para el saber común de los huehuetoquenses; en esos términos la responsabilidad de los anónimos es hacer con todos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.